Mañana en algun mar.

Y que seria otra noche sin escribirte
otro metodo para dibujarte
una nueva forma para soñarte
y en versos anocher susurrandote.

Empezaba la clara noche sin aviso ninguno
con un atardecer que se escapa
por entre las siluetas de un olvidado
y blando horizonte colorado.

Donde a falta de estrellas yo cantaba
invocandote a amanecer 
provocandote a coquetearme 
y ya gustosa tu alma pecaba.

Asi es como pasamos pronto las noches
jugando a rozar nuestras tentaciones
buscando entre electricas sensaciones
entre sonido, caricias y visiones.

Lo sutil que nuestras miradas
ocultaban la verdad que guardas
y que guardo, para por dentro de nuestras
ahora ya visibles almas.

Es un secreto que ya conocemos
una cancion que nos guardamos
un sentimiento herido
del que no queremos equivocarnos.

Pero mientras el tiempo nos devora
 la corta noche que nos abrazaba
se fue marea adentro con calma
sin crestas ni olas rotas.

Fue otra noche para escribrirte 
auque ahora tu duermes
esperando del amanecer
esperandome al amanecer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada